El Real Madrid hace sus deberes y le propina una derrota a Las Palmas

El Real Madrid hizo los deberes y pese a las ausencias de futbolistas capitales se impuso con comodidad a la UD Las Palmas (0-3), antes de encarar el próximo martes en Turín la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Juventus.

El conjunto blanco aprobó el examen y dejó encarrilada su victoria ya al descanso, con goles de Bale y Benzemá (de penalti), en el partido 400 del francés con el Real Madrid, un triunfo que aseguró nada más volver del descanso el propio Bale, también desde los once metros, y con la única noticia negativa de la lesión de Nacho Fernández en el primer tiempo.

Titulares del Real Madrid no participaron en el juego con Las Palmas

Ante el inminente choque con la Juve, Zidane se dejó en Madrid a Cristiano Ronaldo, Ramos, Marcelo, Kroos e Isco, además del sancionado Carvajal, pero no quiso correr riesgos y puso al resto de habituales titulares en un once inicial reconocible, en particular de centro del campo hacia adelante.

En la defensa, prefirió a Jesús Vallejo como central y situó a Nacho Fernández en el lateral diestro, antes que la opción de Achraf para suplir la ausencia de Carvajal en ese flanco. Después, por la lesión de Nacho en su pierna izquierda, tuvo que cambiar los planes iniciales antes del primer tercio de partido.

El Real Madrid lució sus jugadas ante su rival

Por su parte, los canarios, aún más presionados en su lucha por salvar la categoría tras conocer el empate obtenido solo unas horas antes por el Levante, se mostró como un equipo atrevido, tomó riesgos con presión alta y una zaga adelantada, y suyos fueron los primeros intentos peligrosos, en sendos disparos desde fuera del área; el primero, de Calleri, pasó cerca del palo derecho de Navas, y el segundo de Halilovic, lo rechazó el portero costarricense.

El marcador fue inalcanzable para Las Palmas

El marcador, ya inalcanzable para Las Palmas, permitió a Zidane guardarse para Turín a sus escuderos Casemiro y Modric, aún con media hora de juego por delante, propicia para el lucimiento de determinados futbolistas, pero Benzema perdonó su doblete, y Bale su particular ‘hat-trick’ en ocasiones diáfanas.

La ansiedad de Las Palmas fue tal que incluso Erik Expósito mandó a las nubes un balón que había interceptado tras un grave error de Keylor Navas.

El equipo amarillo buscó con orgullo un tanto del honor que seguramente mereció, pero sin fortuna ante un rival a una distancia sideral, que incluso acabó perdonando una goleada de escándalo, y que ya piensa, ahora sí de pleno, en el choque prioritario de Turín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *