Lula salió del edificio de Metalúrgicos para entregarse a la policía

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva salió finalmente del edificio del Sindicato de Metalúrgicos de San Pablo, donde se encontraba desde el jueves, para entregarse a la Policía Federal, informó el diario La Nación.

La salida de Lula del edificio fue accidentada. El exmandatario salió caminando, luego de un intento frustrado de salir en un automóvil, y hubo empujones y resistencia por parte de militantes.

El exmandatario estaba siendo trasladado al aeropuerto de San Pablo, en un convoy compuesto por vehículos oscuros sin insignias de la institución, tal como había solicitado la defensa de Lula, precisó EFE.

El destino de Lula será Curitibá

El destino final será Curitibá. En esta ciudad del sur de Brasil, la fuerza federal transformó una de sus salas en una celda especial para recibir al expresidente.

La sala-celda está ubicada en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal en esa localidad. Es de 15 metros cuadrados, posee una cama simple y una mesa, además de un baño privado.

La multitud que desde el jueves pasado rodeó el edificio de los Metalúrgicos se fue reduciendo desde que Lula anunció que se entregaría para comenzar a cumplir la pena de 12 años de cárcel que le impuso la Justicia por corrupción, pero aún permanecían en los alrededores varios cientos de personas.

Decenas de ellas se agolparon a las puertas del estacionamiento del sindicato y, en medio de muchos empujones con los responsables de la seguridad de Lula, impidieron la salida del carro.

Orden de detención contra Lula da Silva

Según otro reporte de EFE, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), senadora Gleisi Hoffmann, había pedido a los militantes de la formación que permitieran que el expresidente Luis Inácio Lula da Silva se entregara a las autoridades para no perjudicar su situación jurídica.

La parlamentaria explicó que Lula decidió entregarse para evitar que la Justicia emitiera una orden de detención preventiva por obstrucción a la justicia, un mandato contra el que no existen recursos, por lo que su situación jurídica quedaría totalmente comprometida.

El ex mandatario ignoró el plazo para presentarse

En las cercanías del edificio, se encontraban varias camionetas de la Policía Federal, que serían las encargadas de custodiar al exmandatario hasta el lugar donde se concretaría.

El auto de prisión contra Lula lo dicta+ó el pasado jueves el juez federal Sergio Moro, responsable de su caso y quien le dio de plazo para entregarse hasta las 20.00 GMT del viernes.

Lula ignoró ese plazo y este sábado, tras un acto junto a dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) y de movimientos sociales, anunció su decisión de entregarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *