El fin de la señal analógica angustia a cientos de cubanos

señal analógica

El fin de la señal analógica preocupa a los cientos de cubanos que no pueden acceder a las «cajitas». La experiencia iniciará en el mes de julio por el canal Educativo, informó el diario oficialista Granma, que citó a Grisel Reyes León, presidenta del Grupo Empresarial de la Informática y las Comunicaciones (GEIC).

La noticia ha provocado incertidumbre y pesimismo entre los cubanos que en su mayoría poseen vetustos televisores de tubos de rayos catódicos incapaces de captar la nueva señal.

La señal analógica llega a su fin

Cifras oficiales estiman que, de los 4 millones de televisores que existen en Cuba, cerca de 600 mil son modernos.

En un intento por remediar la situación, el Estado puso a la venta las cajas decodificadoras, un dispositivo de pequeño tamaño diseñado para captar las señales digitales y convertirlas al formato analógico, al que se conecta el bajante de la antena y su salida se acopla a un televisor mediante las entradas de audio-video.

Las «cajitas» que venden en Cuba

Estos dispositivos son popularmente conocidos como “cajitas” y se venden a un precio que oscila, según el modelo, entre 44 y 50 dólares; un importe elevado en Cuba, donde el salario promedio no llega a los 30 dólares mensuales.

Para ayudar a la compra, las autoridades prometieron otorgar créditos y subsidios. Cuatro años después, la promesa no se ha cumplido.

Sin embargo, “las ‘cajitas’ podrían ofertarse a menor precio porque su costo de producción es de 15 dólares”, dijo bajo anonimato a CubaNet un representante del Grupo de Electrónica (GELECT), la entidad encargada de ensamblar con piezas chinas en Cuba la casi totalidad de estos equipos comercializados en la Isla.

China eximió a Cuba de pagar por propiedad intelectual

Algo similar sucede con los televisores híbridos pantalla plana de 32 pulgadas, que captan la señal analógica y digital, ensamblados con suministros chinos en La Habana y cuyo precio de venta de 399,95 dólares quintuplica su costo de producción, asegura el empleado de GELECT.

Otro motivo para abaratar el precio de las “cajitas” —dice el trabajador— es el hecho de que China eximió a Cuba del pago de obligaciones de los derechos de propiedad intelectual por el empleo de la DTMB, única norma usada en el continente americano para la transmisión, recepción y producción de los programas de televisión digital.

Los que viven en la zona rural llevan la peor parte. En esos lugares la señal de la televisión digital llega muy débil. Para verla, además de lo antes mencionado, sus pobladores tienen que comprar un amplificador de señales de televisión, un equipo que el Estado vende a 10,65 dólares.

Sé el primero en comentar en «El fin de la señal analógica angustia a cientos de cubanos»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*