¿Conoces por qué los orangutanes han evolucionado? ¡Entérate aquí!

Los orangutanes se han convertido en un símbolo de la vulnerabilidad de la naturaleza frente a las acciones humanas y un icono de la conservación de la selva tropical.

Estas criaturas fueron una vez mucho más extensas y abundantes, como demuestra la presencia de dientes entre los restos de animales más comunes en depósitos en China, Tailandia y Vietnam. Resistieron muchos cambios ambientales e, incluso, pudieron haber vivido en una gama más amplia de entornos que sus homólogos modernos. Hoy, el orangután solo se encuentra en las islas de Borneo y Sumatra.

Los orangutanes y su evolución

Ahora, un estudio publicado en la revista Science Advances afirma que las características actuales de estos primates han sido, en parte, conformadas por la interacción con los seres humanos. Según los científicos, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), la evolución del orangután ha estado más fuertemente influenciada por nosotros de lo que se pensaba.

El estudio indica que el orangután que existía antes de los humanos modernos y que llegó al sudeste asiático hace 70.000 años puede haber sido bastante diferente.

“Nuestra síntesis de evidencia fósil, arqueológica, genética y conductual indica que las interacciones a largo plazo con los humanos dieron forma a los orangutanes de maneras bastante profundas”, afirma la autora principal, Stephanie Spehar, profesora asociada de Antropología en la Universidad de Wisconsin Oshkosh (EE.UU.).

La adptación de los orangutanes a los cambios

Los estudios de las especies que viven en hábitats fuertemente afectados por los humanos, como la palma aceitera y las plantaciones forestales, destacan que los orangutanes pueden adaptarse para sobrevivir en esas áreas, al menos a corto plazo.

Siempre se había supuesto que los orangutanes eran en su mayoría arbóreos, pero las trampas de cámara en el bosque demostraron que también caminan extensivamente por el suelo en algunas áreas.

“Nuestros estudios muestran que en realidad tienen una larga historia de adaptación de su comportamiento para sobrevivir en diferentes áreas, incluso aquellas que han estado muy afectadas por los humanos. Esto significa que pueden vivir en hábitats mucho más variados de lo que se pensaba”, explica Mike Bruford, coautor del artículo.

Salvar a los orangutanes de la extinción

Bruford afirma que esta investigación ofrece “nuevas esperanzas” sobre cómo se puede salvar al orangután de la extinción, y considera necesario que haya un enfoque multifacético para los esfuerzos de conservación que incorpore paisajes dominados por humanos, reduzca la caza y aumente la calidad del hábitat.

A menudo, se suponía que los factores ambientales, como la disponibilidad de fruta, eran los principales responsables de la mayoría de las características de los orangutanes modernos, como el hecho de que generalmente viven en bajas densidades y tienen una distribución geográfica restringida.

“Aunque ya se han hecho muchos esfuerzos para comprender al orangután en peligro de extinción, este último estudio muestra que aún queda mucho por hacer para garantizar que las estrategias de conservación sean lo más sólidas y amplias posible. Solo entonces tendremos la posibilidad de luchar para evitar que este animal increíblemente importante sea eliminado”, concluye Bruford.

Fuente: Science Advances

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *