¡Increíble! Las abejas entre los animales más inteligentes por entender las matemáticas modernas

Científicos han descubierto que las abejas melíferas pueden entender el concepto de ‘cero’, colocándolas en un club de élite de animales que pueden captar la noción matemática abstracta de la nada.

Al demostrar que incluso los cerebros pequeños pueden comprender conceptos complejos y abstractos, el hallazgo sorpresa abre la posibilidad de nuevos enfoques más simples para desarrollar la Inteligencia Artificial.

Las abjeas mielíferas pueden entender el concepto del cero

En una investigación publicada en la revista Science, investigadores australianos y franceses probaron si las abejas melíferas pueden clasificar cantidades numéricas y comprender que el cero pertenece al extremo inferior de una secuencia de números. El profesor asociado Adrian Dyer, de la Universidad RMIT en Melbourne, Australia, dice que el número cero era la columna vertebral de las matemáticas modernas y los avances tecnológicos.

Además de ser un polinizador crítico, la abeja melífera es una especie ejemplar excepcional para investigar la cognición de los insectos, con investigaciones previas que demuestran que pueden aprender habilidades intrincadas de otras abejas e incluso comprender conceptos abstractos como similitud y diferencia.

¿Cómo pueden entender las matemáticas?

Pero los cerebros de las abejas tienen menos de un millón de neuronas, en comparación con los 86.000 millones de neuronas de un cerebro humano, y se sabía poco acerca de cómo los cerebros de los insectos podrían hacer frente a la prueba con una habilidad numérica tan importante.

La investigadora de doctorado de RMIT Scarlett Howard se propuso evaluar la comprensión de la abeja melífera, marcando a las melíferas individuales para facilitar su identificación y atrayéndolas a un aparato de prueba especialmente diseñado.

El entrenamiento

Las abejas fueron entrenadas para elegir una imagen con el menor número de elementos con el fin de recibir una recompensa de una solución de azúcar. Por ejemplo, las abejas aprendieron a elegir tres elementos cuando se les presenta tres contra cuatro; o dos elementos cuando se presentan con dos frente a tres.

Cuando Howard probó periódicamente las abejas con una imagen que no contenía elementos frente a una imagen que tenía uno o más, las abejas entendieron que el conjunto de cero era el número más bajo, a pesar de que nunca habían estado expuestos a un “conjunto vacío”.

Si las abejas pueden aprender una habilidad matemática aparentemente avanzada, que ni siquiera se encuentra en algunas culturas humanas antiguas, quizás esto abra la puerta a considerar el mecanismo que permite que los animales y los humanos comprendan “el concepto de nada”.

Fuente: Science

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *