¡Atención! Escuchar no es lo mismo que oír

Oír consiste en percibir vibraciones del sonido. Escuchar supone entender y comprender lo que se oye.

Para que la comunicación sea efectiva, no sólo es necesario oír a la otra persona, sino también escucharla. La escucha activa implica escuchar para comprender, y no sólo para responder.

Escuchar no es lo mismo que oír

La escucha activa es una técnica de comunicación eficaz basada en la habilidad del receptor para captar la totalidad del mensaje de su interlocutor.

Cuando se habla de “captar la totalidad del mensaje” no sólo se hace referencia a lo que la otra persona está expresando directamente mediante palabras, sino también a los sentimientos, ideas o pensamientosque subyacen a lo que se está diciendo.

Los principales objetivos de la escucha activa son estimular y facilitar la comunicación, así como promover un clima de confianza e interpretar correctamente el mensaje recibido.

Condiciones para escuchar activamente

Las condiciones necesarias para mejorar la escucha activa son, entre otras:

– Tener disposición psicológica para la escucha activa y una actitud positiva.

– Observar al interlocutor, prestando atención tanto a la comunicación verbal como a la no verbal. En muchas ocasiones, se transmite más información con los gestos, miradas, posturas corporales, etc. que con las palabras que se pronuncian.

– Dejar expresarse al interlocutor. No hay que tener prisa por empezar a hablar, ni debemos interrumpir a la otra persona. Es muy importante dar al interlocutor su tiempo para que pueda transmitir su mensaje con tranquilidad.

– No realizar otras tareas durante la conversación. Para comunicarse eficazmente hay que centrarse en la propia comunicación y en la otra persona, evitando distracciones.

– Mostrar interés a través de la comunicación verbal (por ejemplo, diciendo: “entiendo”, “ajam”, “ya veo”…) y no verbal (mediante contacto visual, gestos, posturas…).

– Dar feedback o retroalimentación a nuestro interlocutor para verificar que estamos comprendiendo el mensaje.

– No descalificar a la otra persona.

– Utilizar la empatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *