La bahía de Cienfuegos contaminada por el derrame de petróleo producido tras el paso de Alberto

El vertido de las piscinas residuales de la refinería de petróleo de Cienfuegos, que ha contaminado desde las seis de la mañana del pasado 28 de mayo la bahía de esta ciudad, podría ir a más si vuelve a llover.

La parte más gruesa del hidrocarburo quedó en tierra y aún corre el riesgo de ser arrastrada hacia el mar si caen nuevas precipitaciones, según recoge el diario Juventud Rebelde. Si eso llegara a ocurrir quedarían contaminadas entre el 60 y el 70% de las aguas.

Para poder atrapar la mancha de petróleo y evitar que llegara a la bahía, la refinería Camilo Cienfuegos desplegó 1.500 metros de barreras flotantes, pero fueron insuficientes. La velocidad de las corrientes de los ríos arrastraron la mancha negra hacia el mar.

La mancha negra de petróleo en la bahía

Yarina de la Caridad Soto Herrera, delegada territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en Cienfuegos, quita hierro al asunto y explica que no es petróleo lo que flota en la bahía sino entre 12.000 y 13.000 metros cúbicos de “aguas oleosas mezcladas con hidrocarburos”.

El vertido se produjo cuando el río Damují se desvió de su cauce, durante el paso de la tormenta Alberto, e irrumpió en la refinería de Cienfuegos. Se intentó mantener un bombeo constante, pero las máquinas no tenían la potencia suficiente como para absorber todo el agua. Los fosos de los residuos se desbordaron y de ahí, el desastre ecológico.

Aunque las autoridades afirman que no hay daños la bahía está crítica

La versión oficial habla de que no hay “daños aparentes” en la flora y la fauna de la zona. También asegura que no han aparecido peces muertos ni aves manchadas de petróleo. No obstante, admiten que la posibilidad de que eso ocurra “es real”.

El hecho de que el agua de los ríos desemboque en la Bahía de Cienfuegos hace que la mancha negra y el agua contaminada “se muevan constantemente”. Ahora mismo hay afectaciones en todo el litoral desde el Malecón hasta La Punta y desde Perché hasta el campismo Jagua. También en El Caletón de Don Bruno y Jucaral; en Calicito y Las Tetas de Doña Tomasa y en el Consejo Popular Reina. Se ha salvado, de momento, el área protegida de Guanroca, aunque no se descarta que los hidrocarburos lleguen a los manglares.

Fuente: Juventud Rebelde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *