El aguacate en Cuba: el nuevo capricho de la “revolución”

Científicos cubanos creen que un nuevo sistema de siembra permitirá a la Isla cosechar aguacate todo el año.

El sistema alterna diferentes variedades y clones del cultivo, y ha sido diseñado para satisfacer la alta demanda local del fruto, que también es uno de los productos exportables de la Isla.

Cuba promete un sistema para cosechar aguacate

El Instituto de Investigaciones de Fruticultura Tropical (IIFT) ha creado la estrategia, que ya se aplica en la provincia de Artemisa, según la ACN, con “alentadores resultados”.

La investigación del IIFT se ha extendido también al mamey y permite evaluar además el comportamiento de las frutas según el estado de maduración, las condiciones del clima y las características de los suelos por región.

Sistema para cosechar aguacate ¿en qué consiste?

“El aguacate, rico en vitaminas D y E, potasio, ácido fólico y grasas naturales, puede plantarse durante todo el año, siempre que se disponga, entre otros factores, de agua para garantizar los requerimientos hídricos de la planta”, dijo el director del IIFT, Guillermo Almenares.

Sobre el mamey, un fruto muy apreciado por sus propiedades digestivas y antibióticas, Almenares indicó que han realizado una selección de variedades desarrolladas artificialmente que pueden cosecharse en varios periodos del año.

El Instituto de Investigaciones de Fruticultura Tropical, con sede en La Habana, es el encargado de proveer la base científica y técnica para lograr la sostenibilidad y competitividad de la agroindustria frutícola en Cuba, según el reporte oficial.

Baja producción en la mayoría de los cultivos que se cosechan en la isla

La drástica bajada de la producción, incluso en cultivos en los que la Isla llegó a ser referente, es una de las principales críticas a la política económica que ha impuesto el Gobierno en los últimos casi 60 años.

En la Isla existen más de 300 cooperativas agrícolas encargadas de suministrar frutas a los mercados agropecuarios estatales y los hoteles, una misión que no se cumple, sobre todo en los puntos destinados a la venta a la población.

Cuba posee 10,9 millones de hectáreas de superficie total, de las que unos 6,2 millones son áreas agropecuarias y 3,3 millones, forestales, reporta EFE.

Dentro de los ajustes económicos impulsados por el Gobierno Raúl Castro, estuvo tratar de incentivar la producción local de alimentos, puesto que la Isla gasta unos 2.500 millones de dólares al año en importar cerca del 70% de lo que consume. Hasta ahora, esas medidas no han tenido éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *