El CDR no apoya las iniciativas de los cuentapropistas en Cuba

Los dueños de tres negocios privados de arrendamiento a extranjeros ubicados en la zona se pusieron de acuerdo para pagar mensualmente a este padre de dos menores, el cual se busca un dinero extra manteniendo la limpieza en Consulado entre Ánimas y Virtudes. Pero los CDR no apoyan la inciativa, la denuncian.

“Así, los extranjeros, además del confort, tendrían una mejor opinión de nuestra ciudad. Pero también eso trae beneficio para los propios vecinos porque tienen un entorno más higiénico”, opina El Puya.

La presidenta del CDR no está de acuerdo con la iniciativa de El Puya

Sin embargo,a  la presidenta del Comité de Defensa de la Revolución de la cuadra no está de acuerdo con la ocupación de El Puya. Alega que esa responsabilidad le corresponde a la Empresa de Comunales y que “quien quiera hacer ese trabajo por su cuenta entonces tiene que sacar una licencia”.

Centro Habana y La Habana Vieja están entre las zonas más sucias e insalubres de la capital. Tanto la recogida de desechos sólidos y de escombros como el saneamiento de solares yermos o áreas comunes están entre aquellas problemáticas que el Gobierno cubano no ha podido superar a nivel de país.

Los CDR no quieren prosperidad en sus barrios

“La Revolución y los CDR no quieren calles limpias o iluminadas, del mismo modo que no quiere que sobresalga la gente próspera”, opina Regla Bermúdez, que junto a su padre regenta un restaurante privado en Diez de Octubre.

Meses atrás, otros negocios particulares de los alrededores habían acordado financiar la restauración del alumbrado público y mantener la higiene de las calles. Por la limpieza pagarían unos 30 dólares mensuales a personas que viven en situaciones económicas precarias.

“Para el alumbrado utilizaríamos nuestra propio servicio eléctrico, que puntualmente pagamos cada mes como los servicios de agua y de gas. Por tanto el Estado no se afectaría en nada y resolveríamos de paso problemas que una parte de nuestra comunidad sufre: la oscuridad y suciedad de las calles”.

A esperar que todo caiga del cielo

Pero las autoridades del Poder Popular de la zona tampoco están de acuerdo con que personas particulares realicen trabajos que correspondan al sector estatal. Las mismas empresas estatales que durante décadas no han logrado superar el inmovilismo debido a una errónea praxis de economía centralizada que justifica sus desaciertos con el embargo económico de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *