Argentina se enfrenta hoy al juicio ¿final?

Argentina estaba muerta… pero resucitó. Y, ante Nigeria, la vida y el fútbol le han dado una ulterior oportunidad, quizá inmerecida, pero este juego es así. La Albiceleste no ha demostrado nada aún en esta Copa del Mundo de Rusia. Más bien, ha mostrado inoperancia, ausencia de un plan y poca entidad de equipo real.

Ni siquiera Leo Messi -fallando un penalti en el primer partido y siendo discreto en el segundo- ha podido demostrar su condición de mejor jugador del mundo para poner a su país en una situación mucho más ventajosa que la que tiene ahora mismo: contra las cuerdas contra una Nigeria física, técnica y con reales oportunidades de clasificarse también. Un test muy duro, pues.

Argentina y su vía crucis

El equipo argentino, para más inri, no solo ha experimentado una crisis de resultados, sino que está inmerso en un quilombo interno importante, con el seleccionador distanciado del núcleo duro de los jugadores.

Javier Mascherano, en su condición de capitán real, intentó calmar las aguas, pero la crisis existe. Solo un triunfo ante los africanos puede apaciguar unos ánimos calientes en el seno de esta selección que no funciona.

Contexto difícil

Teniendo en cuenta este contexto, y con el público argentino de nuevo volcado con su país, todos esperan que aparezca la figura de Leo Messi, el salvador de una selección que no quiere pasar a la historia por ser la ¿última? en contar con Leo en un Mundial. Quedará Qatar 2022, pero el crack tendrá entonces 35… y nadie sabe si llegará en plena forma.

El país está levantado en armas para este partido. Algunos próceres del fútbol patrio elevaron ayer su voz para apoyar a los jugadores, como fue el campeón del mundo en el 78, César Luis Menotti, con palabras duras: “Me da vergüenza lo de la Prensa y todas las cosas que se dicen. Hay una desesperación tremenda por conseguir la noticia. Me duele mucho que se critique con tanta violencia. ¡Todavía están jugando el Mundial! Me da vergüenza que el fútbol argentino haya llegado a esto. Lo mejor que tiene este deporte son los jugadores y no me importa lo que dicen algunas personas. Lo único que quiero es que la Selección juegue y gane”, comentó El Flaco.

Su análisis del equipo fue aparte: “No puede ser positivo. No se está jugando bien. Un equipo se construye desde los ensayos, no desde un escritorio. No sé cuál es el modelo del entrenador y la relación con sus futbolistas. Soy de los que creen que los equipos se consolidan: hay 11 titulares y el resto suplentes”.

El seleccionador de Nigeria, el alemán Gernot Rohr, que reconoció que a Messi “lo ama todo el mundo, pero nos enfocamos en nuestro juego. Vinimos a conseguir un resultado y no a verlo jugar a Messi. No hay que dar concesiones ni tener piedad, todos queremos ganar”. Esta tarde se sabrá si Leo Messi sigue en Rusia o vuelve a casa. Juicio… ¿final?

Fuente: Marca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *